FLAT TAX E INCENTIVOS FISCALES: el Gobierno Italiano adopta nuevas medidas para promover las inversiones en Italia.

Nuevos incentivos fiscales previstos por la ley de Presupuestos 2017. Aprobada en Italia la Flat tax, un pago de 100.000 € para todos los que decidan trasladar su domicilio fiscal al Bel Paese. La medida, publicada por la Hacienda Italiana, se dirige principalmente a personas con grandes patrimonios. Nuevos incentivos y beneficios para los llamados “High net worth individuals “, perífrasis utilizada por los banqueros para indicar a la gente rica.

El régimen fiscal puede extenderse a uno o más miembros de la familia que posean los requisitos indicado in dicha ley, a través específica indicación en la declaración de impuestos correspondiente al período impositivo en el que el miembro de la familia traslada su residencia fiscal a Italia. En este caso, el impuesto sustitutivo asciende a 25.000 €.

Entre las medidas contenidas en el proyecto de ley de Presupuestos 2017, también aparece la emisión de visados y permisos para fomentar la inversión extranjera, regímenes fiscales alternativos para ciertas categorías de nuevos residentes, incentivos fiscales para los investigadores que residen en el extranjero y los trabajadores de alto perfil, comunitarios y no. Las nuevas reglas permiten tener ventajas fiscales a los que quieran invertir por lo menos un millón de euros, en el capital de una empresa italiana, así como los que quieran invertir por lo menos 2 millones de euros en la deuda pública italiana. Para las empresas start-up innovadoras la inversión es por lo menos de 500.000 euros. Para los tres tipos de participación se establece la obligación de mantener la inversión durante al menos dos años.

Otra medida importante es la relacionada con los incentivos para el “regreso de cerebros“. Estos incentivos, con vencimiento en el año 2017, que ya han beneficiado aproximadamente a 2.000 investigadores, se convierten ahora estables (se habla, de hecho, de un 90% de exención de impuestossobre la renta durante tres años). También se amplían y refuerzan los incentivos para el regreso de los demás trabajadores, tanto empleados como autónomos.
El beneficio no sólo se dirige a los sujetos italianos, sino también a los extranjeros con un probado trabajo de investigación en el extranjero que decidan irse a vivir a Italia, adquiriendo, de esta manera, la residencia fiscal y contribuyendo “al crecimiento de la investigación científica y tecnológica en el Estado italiano”.

Para más información:
http://documenti.camera.it/Leg17/Dossier/Pdf/ID0026C.Pdf

Otras publicaciones

Dejar un Comentario