CONOCE NUESTROS SOCIOS: CHIESI

 

Chiesi España forma parte de Chiesi Farmaceutici, una multinacional farmacéutica con sede en Parma, Italia.  Para entender la historia de Chiesi, su misión, su visión y sus valores, nos tenemos que remontar a la historia de sus inicios en 1935 cuando su fundador Giacomo Chiesi, un farmacéutico que soñaba con la investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos que mejoraran  la calidad de vida de las personas fundó Chiesi Farmaceutici. Su aventura de emprendimiento y constancia comenzó con la adquisición del laboratorio Parmesano con tan sólo dos empleados.

En los años posteriores, durante la década de los 40, Chiesi aumentó su producción y distribución a otros países hasta que detuvo su actividad durante la segunda guerra mundial debido a que parte del laboratorio fue destruido. Tras este acontecimiento,  el fundador, Giacomo Chiesi,  prosiguió su  sueño por conseguir convertir a Chiesi en lo que hoy en día es; una compañía centrada en proporcionar soluciones terapéuticas innovadoras a la sociedad. En 1955, inaugura su primera planta de producción y amplia el equipo a más de 50 personas. A partir de ese momento,  comienza una fase de industrialización, gracias al desarrollo de nuevas soluciones terapéuticas  y la colaboración directa de Alberto y Paolo Chiesi, actuales Presidente y Vicepresidente de la compañía. En esos mismos años se abre la primera filial internacional en Brasil.

En los años 80, Chiesi comienza, gracias al desarrollo de nuevos medicamentos centrados en el área respiratoria su expansión internacional contando con la tercera generación de miembros de la familia.  A día de hoy, este crecimiento se traduce en 26 filiales, tres plantas de producción (Italia, Francia y Brasil) y cuatro centros de investigación (Italia, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos), contando con una fuerte presencia en Europa, América y Asia.

La historia de Chiesi es la historia de un sueño hecho realidad, cuyo valor más importante son sus personas ya que son la clave para conseguir los retos presentes y futuros.  Lo que comenzó como un sueño con tan sólo dos empleados,  es hoy una realidad que emplea a más de 4.500 personas en el mundo.

Además, su política de impulso en I+D y las nuevas adquisiciones han hecho posible que en 2015 Chiesi alcanzara unas ventas de unos 1.450 millones de euros. Por su parte, Chiesi España cierra 2016 con una facturación de casi 89 millones de euros.

A seguir, una breve entrevista con Giuseppe Chiericatti, Director General de Chiesi España

¿Cómo comenzó Chiesi en España?

 Chiesi comenzó en España en diciembre de 1995 gracias a la adquisición de los laboratorios Wassermann. Más tarde, en junio 2003, Chiesi España adquirió Laboratorios Dreiman, la división farmacéutica de los Laboratorios Alcalá Farma, una compañía que operaba en las áreas de cardiovascular, enfermedades musculoesqueléticas y salud de la mujer.

Actualmente, tras más de 20 años en el mercado español, Chiesi España cuenta con 250 personas, y es la quinta filial a nivel europeo y sexta a nivel mundial en términos de facturación del Grupo Chiesi. En 2016, hemos llegado a una facturación de casi 89 millones de euros, con un 6% de crecimiento respecto a 2015. Lo que se traduce en un constante crecimiento.

¿Cuáles son las áreas terapéuticas en las que se centra la compañía a nivel mundial?

Nuestras principales áreas terapéuticas son respiratorio, neonatología, trasplantes y enfermedades raras. Así mismo nuestra filial en España cuenta con una unidad de autocuidado.

¿De qué trata su política de inversión en I+D? Y, ¿Qué proyectos se están desarrollando actualmente en el Centro de Investigación?

La investigación y desarrollo es clave para el grupo Chiesi, nos centramos en la búsqueda de soluciones innovadoras que mejoren la calidad de vida de los pacientes. A nivel global, invertimos en I+D más de un 20% de nuestros resultados en ventas. Siendo el área de respiratorio uno de los grandes focos en investigación, más concretamente en las patologías de ASMA y EPOC.

En el área terapéutica de neonatología somos líderes mundiales en el tratamiento para el síndrome de dificultad respiratoria neonatal y seguimos investigando constantemente para la búsqueda de mejores soluciones. Es un área clave, el corazón de nuestra compañía, pues detrás de nuestro medicamento salvavidas, Curosurf, hay una historia de colaboración y constancia. Todo comenzó en 1987 cuando Chiesi apoyó al investigador sueco Tore Curstedt a desarrollar y producir el fármaco. Desde entonces gracias a esta colaboración, e investigación constante, hemos contribuido a salvar más de tres millones de vidas. Otro ejemplo de ello, son las guías LISA (Less Invasive Surfactant Administration), que divulga una práctica menos invasiva de administrar surfactante a los neonatos prematuros que lo necesitan.

Además, en I+D, Chiesi ha hecho una firme apuesta por las terapias avanzadas, tanto a nivel de terapia génica como de terapia tisular con células madres.

Un caso de terapia tisular con células madres es el de Holoclar, tratamiento que llama la atención por su incursión en el ámbito biotecnológico.  Resultado de un partnership con la spin off Holostem Advanced Therapies que surge de una joint ventures entre la Universidad de Módena y el grupo Chiesi.  Esta terapia se aprobó en Europa en febrero de 2016 convirtiéndose en el primer medicamento de terapia avanzada con células madres. Además, seguimos apostando por nuevas terapias avanzadas para ciertas enfermedades huérfanas como en el caso de Alfamanosidosis, patología rara asociada a una alteración en el catabolismo de los polisacáridos.

¿Cree que el tema económico de los últimos años ha sido determinante para la inversión en el campo?

Sin duda este hecho ha influido sobre los resultados de todas las compañías, pero en Chiesi jugamos con una gran ventaja,  y es que somos una compañía familiar y esto se traduce en estabilidad. Por lo que tenemos la opción de trabajar con objetivos a medio y largo plazo.  Esta estabilidad es muy importante cuando se tienen que desarrollar productos durante 10 años como en el caso de nuestro sector farmacéutico. Esto nos permite tener más margen a la hora de reaccionar frente a nuevos escenarios políticos y económicos así como de innovar y  de dedicar más recursos en investigación y desarrollo.

¿Chiesi tiene algún reto especial que desee alcanzar y por el que trabaja con más empeño?

En este sentido además de nuestra gran apuesta por I+D, estamos centrados en la “innovación” más allá del tratamiento farmacológico con el objetivo de conseguir técnicas y servicios que mejoren tanto la calidad de vida de los pacientes como los recursos de los profesionales sanitarios. Es decir, estamos centrados en poder proporcionar un Total Care a los pacientes y a los profesionales. 

Un claro ejemplo de nuestro enfoque hacia la innovación, es en el área de trasplantes, con nuestro fármaco Envarsus,  donde recientemente hemos firmado un acuerdo con la compañía Molecular Warehouse para desarrollar un dispositivo móvil, conectado al Smartphone,  capaz de realizar análisis  sanguíneos y calcular los niveles de inmunosupresores en sangre. El desarrollo de esta aplicación permitirá al médico una monitorización total del paciente así como una optimización del tiempo evitando que los pacientes tengan que desplazarse constantemente al hospital, o clí
nica especializada.

¿Cuáles son las ventajas de ser socio de la Cámara de Comercio Italiana de Barcelona?

Para Chiesi es un verdadero honor ser global partner de la Cámara de Comercio Italiana en Barcelona, sentimos una profunda admiración por su perseverancia y  constancia en mantener tanto su visión como la unión del “Sistema Italia” desde 1914. Ha sabido adaptarse a los constantes cambios en la sociedad y a las nuevas tendencias.  Es un punto clave que fortalece nuestras relaciones entre Italia y España.

Además, este prestigioso organismo nos acerca a nuestra casa madre y nos permite mantener puntos de encuentros con las distintas empresas italianas instaladas en España y con organizaciones de todos los niveles. Consideramos que nuestra relación es fundamental para mantener el vínculo que nos une a la cultura italiana.

Nos sentimos orgullosos del  “Made in Italy” y en Chiesi creemos que parte de esta premisa es nuestra constante inversión en la región italiana Emilia-Romaña que nos acoge desde el comienzo de Chiesi.

Otras publicaciones

Dejar un Comentario