Italia, un mercado afín para tu nuevo negocio

expansionArtículo de Expansion.com

El modo de pensar italiano es similar al español, pero la burocracia y la necesidad de transmitir confianza pueden dificultar la puesta en marcha de una empresa.

En el año 2005, un escenario energético próspero animó el nacimiento de Solarig, una empresa de energía fotovoltaica. David Vallejo, director de Solarig y encargado de abrir nuevos mercados, recuerda que durante tres años tuvieron una intensa actividad en España gracias a un marco regulatorio favorable, “que iba a dejar de serlo. Por eso decidimos dar el salto a Italia en 2008”. En la actualidad, el 50% de su facturación procede del mercado italiano. Solarig está presente además en Francia, Malta, China y Japón, y cerró el ejercicio 2012 con unos ingresos de 100 millones de euros. Vallejo reconoce que los trámites burocráticos y legales en Italia son similares a los de España: “Ambos poseen una legislación muy parecida, con alguna particularidad. Pero tiene la ventaja de ser un país perteneciente a la Unión Europea”.

La puesta en marcha

Obtener un código fiscal italiano, abrir una cuenta bancaria local, darse de alta en el IVA y conseguir la aprobación de un tribunal local son algunos de los requisitos para la puesta en marcha. Conviene que recuerdes que allí el capital social mínimo para poder constituir una sociedad de responsabilidad limitada es de 10.000 euros –3.005 en España–.

Superada la fase inicial, la adaptación a un nuevo entorno también es fundamental para el funcionamiento futuro del negocio. “Hay que tener capacidad de adaptación para contar con empresas locales y saber subcontratar todos aquellos servicios que te pueden ofrecer las compañías implantadas en el país, con arraigo y cercanía al negocio”, señala Vallejo. En el ámbito de la energía solar fotovoltaica, este emprendedor añade que “España lleva varios años de ventaja a Italia. Una experiencia que nos ayudó mucho para ganarnos la confianza de organizaciones e instituciones financieras locales, algo definitivo en el proceso de implantación”.

Los trámites burocráticos son similares a España, pero la legislación difiere por provincias

Acudir al mercado italiano con el aval de un negocio a pleno rendimiento es básico, como lo es transmitir credibilidad y solidez. Tienes que ganarte la confianza de tus socios y… algo más. “Como nosotros tienen un carácter más pasionales. Esa pasión y entrega puede llegar a guiar el éxito o el fracaso de la empresa”, concluye Vallejo.

La aventura internacional de Natur Belle Daniel García aprovechó sus contactos italianos para abrir su primer establecimiento Natur Belle en Pescara, capital de la región del mismo nombre situada en la costa del Adriático.

Esta franquicia de belleza nació en 2009 en España, donde cuenta con diez centros –dos en propiedad– en la provincia de Almería. García explica que la similitud del entorno fue definitiva para escoger Italia, aunque reconoce que es fundamental conocer la legislación y contar con un socio local para consolidar el negocio. Natur Belle ya ha iniciado su expansión en franquicia en Italia: próximamente abrirá otro establecimiento en el norte del país.

Otras publicaciones

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.